Lentes de contacto rígidos permeables al gas

lentes de contacto rigidas permeables gas

Los lentes de contacto rígidos permeables al gas son más pequeños y duros que las lentillas blandas. Estos lentes son duraderos y su mantenimiento resulta muy sencillo.

Si la prescripción óptica no cambia, se pueden usar las mismas lentes durante un periodo que suele oscilar entre los seis meses y los dos años, lo que las hace al los lentes de contacto rígidos como una alternativa muy atractivas desde el punto de vista económico.

Sin embargo al principio, pueden resultar  menos cómodos que los lentes de contacto blandos, por lo que aquellas personas que deseen utilizarlos van a necesitar más motivación y un tiempo de adaptación mas largo. Asimismo, debido a que son unas lentes de contacto mas pequeñas que las blandas, presentan una mayor tendencia a desplazarse del centro del ojo, lo que puede provocar una cierta incomodidad, la cual va a deseparacer rapidamente con el tiempo.

El tipo más común es el lente de contacto rígido permeable al gas (RGP, por sus siglas en inglés). En general, estos lentes están fabricados en plástico y combinado con otros materiales. Conservan su forma gracias a su rigidez, pero permiten que exista un flujo de oxígeno a traves de la lente hasta la córnea.

Los lentes RGP son ideales para personas con astigmatismo, miopia o hipermetropia elevadas, ya que permiten una correccion mucho mas precisa. Tambien son ideales para aquellos que sufren una patologia ocular llamada queratocono. Esto se debe a que permiten a sus usuarios obtener una visión mucho más nitida que los lentes de contacto blandos cuando la córnea tiene una curvatura irregular. Las personas con alergias o que tienden a acumular depósitos de proteína en sus lentes también pueden ser buenos candidatos para este tipo de  lentes RGP.

Recuerde, todas las lentes de contacto son extremadamente delicadas y son productos sanitarios. Seguir las instrucciones de mantenimiento del especialista, del fabricante de las lentes y del de la solución de limpieza es fundamental para proteger la salud de sus ojos y su visión, por supuesto sin olvidarnos de una regla de oro: guardar corretamente sus lentes de contacto en un estuche adecuado. No empiece nunca a utilizar lentes de contacto sin consultar primero con un especialista.

Para escibir este artículo le he basado en mis conocimientos como optometrista que soy sobre lentes de contacto y ademas de informaciones que he recopilado de varias fuentes:

Fuente: https://www.aao.org/

Fuente: cnoo.es

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.